El mal tiempo apuró el éxodo