El Malba saca parte de su colección fuera de sus límites

Se exhiben desde mañana, en Houston, cuadros de Frida Kahlo, Rivera y Pettoruti, entre otros
Celina Chatruc
(0)
21 de abril de 2012  

HOUSTON.- "No es que seamos generosos, esta muestra es parte de una estrategia", aclaró sin rodeos Eduardo Costantini. Lo escuchaban atentos decenas de coleccionistas, periodistas y sponsors en el Museo de Bellas Artes de Houston (MFAH), donde el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) presentará mañana por primera vez su colección al público estadounidense.

Si hay alguien que sabe de estrategias es Costantini. Malba, el museo que fundó hace una década para hacer pública su colección privada, se convirtió en un referente regional e impulsa acuerdos con otras instituciones para seguir creciendo y difundir el arte latinoamericano en el mundo. A esta inmensa ciudad trajo 38 de las obras más valiosas de su colección permanente, de artistas paradigmáticos de la primera mitad del siglo XX, para exhibirlas hasta el 5 de agosto con otras tres de la colección del MFAH, centrada en artistas de 1950 en adelante.

Están los grandes íconos de la región, Frida Kahlo y Diego Rivera, pero también otros artistas menos conocidos para el público local, como Emilio Pettoruti, Jorge de la Vega, Rafael Barradas, Cándido Portinari y Alfredo Guttero. Uno de los grandes atractivos es "Abaporu", de Tarsila do Amaral, cedida en préstamo el año pasado al gobierno de Brasil. "Un cuadro genial", le dijo entonces Obama a Dilma Rousseff durante su visita al país.

"Todo el mundo creía que el arte latinoamericano era Frida", explicó Mari Carmen Ramírez, curadora de esta muestra y una de las principales responsables de haber cambiado la percepción de los estadounidenses respecto del arte latinoamericano, mientras recorría la muestra con LA NACION. "Hemos tenido que evitar mostrarla durante un tiempo para poder presentar otras cosas. Ahora estamos en posición de traerla de nuevo, pero junto a Tarsila do Amaral y Wifredo Lam, que no se conocen mucho acá, y eso equilibra todo el proceso."

Esta enérgica portorriqueña es curadora del departamento de arte latinoamericano del MFAH, con el que Malba mantiene desde 2005 un acuerdo de intercambio y colaboración, el primero en su tipo entre un museo estadounidense y un par sudamericano. El año pasado llevó a Malba una gran retrospectiva de Carlos Cruz-Diez, visitada por más de 170.000 personas.

"La gente no entiende que hay que posicionarse estratégicamente -agregó Ramírez- Todavía las instituciones latinoamericanas están volcadas hacia lo local, por la situación precaria en que se encuentran. Pero tenemos que rebasar eso para pensar en estrategias a nivel regional, que impliquen no sólo a los países latinoamericanos sino también a Estados Unidos."

El timing de Costantini fue impecable al armar su colección, dice Marcelo Pacheco en el catálogo de la muestra. Y lo sigue siendo: ahora llega a Houston en el momento justo, cuando la cultura argentina parece estar de moda en la tierra del clan Bush. No sólo por las películas que se presentarán desde el jueves en el festival de cine Latin Wave ( www.mfah.org/films/latinwave ) sino porque el país está siendo homenajeado en el festival internacional Ifest ( www.ifest.org ). Por otra parte, la galería de arte contemporáneo G Gallery ( www.ggalleryhouston.com ) presenta una muestra de artistas argentinas, curada por argentinos.

Siempre con la mirada en el futuro, Costantini ya piensa en el próximo paso: en noviembre de 2013 montará aquí, también en colaboración con el MFAH, una muestra dedicada a Antonio Berni. "La estrategia es la misma -dijo Costantini a LA NACION-; un museo no termina nunca."

En esa tarea "es fundamental el apoyo de la sociedad", aclaró el empresario, que invirtió más de 20 millones de dólares sólo en el edificio de la avenida Figueroa Alcorta, destino obligado para cualquier visitante extranjero.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.