El mundo, en una plaza de Ballester