El papa Francisco llamó por teléfono a Alfredo Leuco, después de su carta abierta