El peluquero Miguel Romano fue indagado por el juez Bergés

El estilista rechazó las imputaciones en su contra acerca de una defraudación en la venta de dos automóviles
(0)
16 de mayo de 2003  • 14:22

El peluquero Miguel Romano rechazó las imputaciones en su contra sobre una presunta defraudación en la venta de dos automóviles importados, por los que lo denunció una ex cliente de su atelier femenino.

Así lo informaron hoy fuentes judiciales, que precisaron que Romano "respondió todas las preguntas" que le formuló el juez de instrucción Mariano Bergés, quien lo había citado a indagatoria.

"Yo ya declaré ante el juez; no tengo nada que decir", dijo Romano en breves declaraciones al salir de Tribunales, aunque insistió en que no tiene "nada que ver" con los nuevos hechos que se le imputan.

Voceros judiciales dijeron que Romano desmintió presuntas maniobras defraudatorias en perjuicio de su cliente, Elena Miranda Almagro, quien denunció que le adquirió en el año 2000 un automóvil Mercedes Benz 190-E y un Mitsubishi Eclipse, que tiempo después le fueron robados de la cochera del edificio en el que vive.

Otro imputado en la causa, Gustavo Muzio -yerno del peluquero- comenzó a prester declaración indagatoria poco después del mediodía, en el marco de la misma causa.

Fuente: DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.