Hábitos / De Inglaterra y EE.UU. a Buenos Aires. El ping-pong, un rey inesperado de la noche bohemia