El piquete, la protesta que sigue ganando terreno