El rayo fue producto de una altísima actividad eléctrica