El recuerdo inevitable de la tragedia de Cromagnon