srcset

LN 150+

El regreso de Perón a la Argentina

(0)
8 de diciembre de 2019  

20 de junio de 1973

Luego de un prolongado exilio en Madrid, el líder del Partido Justicialista volvía al país. Una multitud enfervorizada se había congregado en Ezeiza para recibirlo. Pero lo que hasta ese momento tenía características de fiesta popular empezó a tomar otro rumbo cuando se produjeron incidentes en las inmediaciones del palco levantado en la autopista Ricchieri. "Entonces los choques armados entre grupos antagónicos alcanzaron una gravedad inusitada y determinaron que el avión fuera desviado a las pistas de la VII Brigada Aérea de Morón y que se suspendieran los actos de recepción", narra la crónica. Ese día el peronismo estalló en luchas internas que presagiaban los años trágicos que se avecinaban.

La alegría de ese primer Mundial, ganado en casa

25 de junio de 1978

Fuente: Archivo

Con dos goles de Mario Kempes y uno de Daniel Bertoni, la selección argentina de fútbol venció 3-1 a Holanda y se consagró campeón del mundo. Daniel Passarella alza la copa y el Monumental se viene abajo

El inolvidable día en que el país fue un solo color y un solo grito

23 de junio de 1978

El inolvidable día en que el país fue un solo color y un solo grito

por Alberto Laya (Olímpico)

El autor, que trabajó en LA NACION durante más de 60 años, fue un mítico jefe del suplemento deportivo

Se fue el tiempo, esa impertinencia. Se va siempre. Solo deja un recuerdo, una emoción, un momento que no volverá a vivirse. Las horas son demasiado puntuales, prolijamente indiferentes, como para que se apiaden de quienes ingenuamente quieren detenerlas en su matemático paso insobornable de todos los días. Terminó el Mundial. Pero quizá no deba decirse terminó, porque las cosas que terminan son las cosas que mueren. Y este Mundial, con su palpitante vibración de voces resonantes, de ojos encendidos, vivió tan apasionadamente como nació y creció aquí, entre nosotros, tan apasionadamente como todo lo que está signado por el más invencible de los impulsos: el del fervor. Decir, pues, que terminó sería como querer arrinconarlo en el olvido. La más dramática de las palabras, fin, sepulta todos los recuerdos. Por eso, porque fue nuestro y, además, de todos; porque nos unió como no habíamos estado unidos nunca; porque fue un grito sin edades; porque no hubo un solo rincón del que no brotase una esperanza; porque se jugó al juego limpio de la honradez; porque se luchó con lealtad, orgullosamente solos; porque nadie dejó de refugiarse en la fe, la más ilusionada de las palabras; porque fue un esfuerzo sin alardes de una Argentina injustamente zaherida; por todo eso, que es, concretamente, decir todo, este Mundial no terminó. Acaso únicamente se haya ido como el tiempo. O no. Deberá quedar, y quedará, entre nosotros como una de las más gigantescas obras del fervor de un país que, cuando quiere, puede. Se lo recordará a cada momento, a cada hora. En todos los sitios donde lata una tierna vocación de gratitud. Y su recuerdo, que será un constante volver a vivir, será perdurable porque lo acompañará la más fiel de las palabras: siempre. Este mundial no murió. Solo acaba de irse.

Se jugó y se ganó. Y se ganó con ímpetu, sin blandas caídas, esas que durante largos años, casi una eternidad, enrolaron al país en el astillado peregrinaje del fracaso. Hubo un deseo ardiente por dejar de ser lo que se había sido y por comenzar a ser lo que todos merecían: una inmensa hermandad con mentalidad ganadora. Nunca se registró un hecho igual. Milagro de la fe o de lo que fuese, se luchó como no se había luchado nunca. Ya no había indiferentes, ese bando fofo de la abulia que se resigna a perder antes de comenzar a pelear. El fútbol, ese universo a veces desarmónico, se olvidó de sus desacuerdos y creó un equilibrio de voluntades que se resistían a admitir, ni siquiera remotamente, ninguna posibilidad adversa. Alguna vez se dijo que este Mundial lo jugaban veinticinco millones de argentinos. Parecía, es cierto, una exageración. Se perdonaba el slogan, porque, al fin, irradiaba a todo el país una imperiosa necesidad de vencer y, además, parecía querer sacudirlo de su vocación resignada de desdén por todo o por casi todo.

Esos once hombres que entraron en una cancha con una nueva consigna demostraron que nada es inalcanzable cuando existe el unánime deseo encendido de lograrlo. Y así fue. Con dignidad, con ganas, con pasión, como se debe hacer todo lo que se siente y todo lo que se quiere. La ciudad, el país, festejó la victoria unánimemente. No hubo ningún indeciso, porque era, formalmente, la hora precisa de las definiciones. Se jugaba un partido de fútbol. Pero, a la vez, se jugaba algo más: la impostergable necesidad de demostrarle al mundo que la Argentina, a veces burlada, otras veces lastimada, se había despojado solitariamente de esa vieja inclinación casi epidémica hacia el desastre. Pero no estuvo sola. La acompañaron veinticinco millones de habitantes que fueron un solo color y un solo grito. Y hasta quienes no habían ido nunca a una cancha, entre ellos miles de mujeres, y cuyos conocimientos empíricos sobre fútbol les hacía suponer que una pelota hasta podía ser redonda, se sumaron a ese triunfo que descubrió un impulso nuevo: el de vencer luchando (...).

Los años de violencia y muerte

7 de septiembre de 1978

Fuente: Archivo

Videla, Massera y Agosti. Los tres miembros de las Fuerzas Armadas que lideraron el golpe del 24 de marzo de 1976 contra el gobierno de María Estela Martínez de Perón para iniciar el llamado Proceso de Reorganización Nacional. Lo que empezaba era un ciclo oscuro y dramático que acuñó términos como "desaparecido" y "terrorismo de Estado", y que concluiría con el regreso a la democracia y el Nunca más.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.