El Sarmiento bajo tierra: cuatro anuncios, muchos aplausos y ningún ladrillo