El sector de la salud, uno de los que más contribuye al efecto invernadero