Opinión. El silencio de los inocentes