Música bajo la superficie. El subte volvió a ser un buen escenario para el jazz