Seis horas de corrida. El toro que revolucionó Berazategui