El turismo ya recibe el impacto de la epidemia