El último día hábil tuvo menos papelitos, pero más alguaciles