El verano se demora: la costa, con pocas reservas