En 24 horas asesinaron a cuatro policías

Dos eran retirados y se tirotearon cuando intentaron robarles, otro estaba franco y el último intentó detener a dos ladrones
(0)
7 de mayo de 2003  

LA PLATA.- En menos de 24 horas, cuatro policías fueron asesinados por delincuentes en distintos hechos ocurridos en los partidos bonaerenses de Lobos, Tres de Febrero, Moreno y Malvinas Argentinas.

Con estos casos ya suman 36 los policías federales y bonaerenses -18 en cada caso- muertos en enfrentamientos en lo que va del año, según informaron fuentes policiales. En promedio, cada 84 horas muere un policía.

Anteanoche, el comisario inspector retirado de la Policía Federal Héctor Jorge Etcheverry, de 57 años, conducía su camioneta 4x4 desde San Miguel del Monte hasta un campo en Lobos. Su cadáver fue encontrado dentro del vehículo, volcado junto a la ruta provincial 41, con un balazo en el tórax y otro en el abdomen.

Según voceros del Ministerio de Seguridad bonaerense, se trató de un intento de robo. En la hipótesis de los investigadores, el jefe policial intentó escapar, pero fue alcanzado por las balas de los ladrones y la camioneta se salió de la ruta, chocó contra un árbol y volcó. Etcheverry fue trasladado al hospital de Lobos, donde más tarde falleció.

Poco después, en Villa Pineral, partido de Tres de Febrero, otro intento de robo acabó con la vida de Juan Laureano Pozzi, de 62 años, suboficial retirado de la Policía Federal. Ocurrió frente a su casa, en la calle Oribeira al 4100, cuando llegaba en su auto y fue sorprendido por un ladrón armado.

Fuentes de la investigación dijeron que Pozzi se resistió al robo y fue baleado a quemarropa por el delincuente; recibió tres tiros en el pecho. Lo llevaron al hospital Posadas, donde murió mientras lo operaban.

Ayer, poco después de las 7, en la localidad de Los Polvorines, partido de Malvinas Argentinas, el sargento de la Policía Federal Juan González se tiroteó con varios ladrones. Viajaba en su auto y no iba uniformado. Era su día franco.

Cuatro horas después, en Moreno, el sargento ayudante de la policía bonaerense Rubén Monzón murió cuando él y un compañero intentaron detener a dos delincuentes que acababan de cometer un asalto. Este es el único de los cuatro casos en el que hay un detenido. Se trata de José Luis Costanzo, apresado tras un "operativo cerrojo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.