En Brasil reconocen ya 114.000 enfermos