En EE.UU. peligran 50 millones de personas