En el país, el acceso a la Web es más caro para los pobres