En Gaiman pagan impuestos con especies