La crisis de la seguridad: repercusiones tras la tercera marcha de Blumberg. En la Casa de Gobierno nadie quería arriesgar la cantidad de concurrentes