LA NACION, en Bogotá. En la embajada argentina tienen miedo