"En mi corazón no tengo lugar para el rencor", dijo Hernán Pérez Orsi, el activista de Greenpeace liberado en Rusia