Los primeros argentinos en llegar a Estados Unidos. En Nueva York no hubo conflicto con las visas