Verano 2006: el balance que deja el recambio turístico. En Punta, ahora lo que sobra es lugar