En Santiago los jueces no bajan la guardia