En una universidad chilena lanzaron una prueba piloto para instalar siestarios