Encontraron en la Antártida árboles más antiguos que los dinosaurios