Santa Fe: encontró 150 mil pesos, los devolvió y no quiso recompensa

Se trata de un empleado público de la localidad de San Cristóbal; el dinero se encontraba en un maletín
(0)
1 de febrero de 2012  • 09:38

SANTA FE.- Un trabajador municipal de San Cristóbal, ciudad cabecera del departamento del mismo nombre, 179 km al noroeste de esta capital, devolvió 150 mil pesos (en efectivo y cheques) que se encontraban en un portafolio que un productor agropecuario olvidó en una oficina, y no aceptó una recompensa.

José Cortés, de 42 años, casado y padre de tres hijos, fue terminante. "Nada de recompensa, le dije cuando don Livio quiso reconocer el gesto. El dinero es suyo, y lo que es suyo no es mío; por lo tanto, devolverlo era lo que correspondía", sintetizó ante LA NACION.

Cortés trabaja en una oficina municipal que otorga licencias de conducir. Hace cinco años que está contratado y aspira a su titularización. La historia que lo convirtió en un vecino destacado de San Cristóbal, una ciudad de casi 14 mil habitantes, se inició el martes de la semana pasada. "A las 7.30 apareció don Livio Simonella, de 81 años, radicado en Santurce, una población cercana, a quien conozco porque renueva la licencia anualmente. Como llegó temprano, le dije que para no perder tiempo volviera a las 11.30. Me dijo que haría trámites y compras y luego volvería, como hizo. Debía observarlo el médico y llenar planillas para renovar el carné. Cuando regresó, lo acompañé a otra oficina, completó el trámite y se fue. Junto a Leandro Cabrera, un compañero de oficina, terminamos la actividad a las 12.50, y cuando estábamos ordenando los legajos veo el portafolio negro", sostuvo Cortés.

Sinceramente, no sabía si abrirlo o no. Pero lo hice y observé que había una cantidad importante de dinero. Lo llamé por teléfono. No me contestaba y me preguntaba por su salud. Alrededor de las 13 salí, fui a fichar a la municipalidad y le pedí a las compañeras que llamaran a don Livio, pero no contestaba porque iba conduciendo hacia el pueblo. Cuando me comuniqué, me identifiqué y le dije: "Ud. se olvidó algo. El me

respondió: No creo que me haya olvidado algo. Entonces le comenté lo del portafolio y le dije que me tomé el atrevimiento de abrirlo. No se preocupe, lo tengo yo. Venga mañana, retira la licencia y se lleva el maletín. Así ocurrió. Agradecido, don Livio quiso recompensar el gesto, pero le dije que no correspondía. Seguramente, él trabajó toda su vida para tener algo. Yo volvería a hacer lo mismo si tuviese otra oportunidad. La honestidad antes de todo", amplió su relato.

Cortés es oriundo de la localidad de Humberto Primo, vecina de San Cristóbal. Su vida transcurre entre la atención a los trámites municipales y el arbitraje de fútbol. Integra el equipo de árbitros de la Liga Ceresina de Fútbol, con sede en Ceres, 100 km al noroeste de San Cristóbal.

"Me doy cuenta que este hecho de devolver esta cantidad de dinero parece algo fuera de lo común. Pero no era dinero mío y no tenía por qué quedarme con él. Sigo trabajando en el mismo lugar y puedo caminar con la frente alta", concluyó.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.