Enérgico repudio de religiosos y políticos al grupo fundamentalista que quiso impedir un acto en la Catedral