Entre el riesgo de perder la casa y el embargo del sueldo