La casa de Amy Winehouse, ahora es un centro de rehabilitación

Amy Winehouse falleció a los 27 años, víctima de una intoxicación alcohólica
Amy Winehouse falleció a los 27 años, víctima de una intoxicación alcohólica
La transformación de la casa de Amy Winehouse en un hogar "único" para rehabilitar a jóvenes adictas al alcohol y a las drogas
(0)
21 de febrero de 2017  • 17:23

El trágico final de la joven cantante británica Amy Winehouse, quirn murió intoxicada con alcohol en 2011, fue noticia en todo el mundo, pero no se trata para nada de un caso aislado. Por ello se acaba de inaugurar en Reino Unido Amy's Place (La casa de Amy), el único centro de rehabilitación del país dedicado a ayuda exclusivamente a mujeres jóvenes a superar sus adicciones.

La BBC fue el primer medio de comunicación en ingresar a la casa ubicada en el barrio de Camden, en Londres, y conocer a algunas de las mujeres que allí buscan una recuperación definitiva. "No llevo mucho tiempo sobria, pero he llegado muy lejos. Antes mi vida consistía en planear cómo matarme mientras pasaba el tiempo en un albergue para personas sin hogar", relata Grace Gunn.

Grace, una joven de 19 años, es una de las primeras ocupantes de Amy's Place, un proyecto impulsado por la Fundación Amy Winehouse.

Gunn se recupera de su alcoholismo y ya lleva poco más de un año sin probar un trago. Puede parecer poco, pero es todo un cambio respecto a la vida que solía llevar.

La primera copa

"Todo comenzó cuando tuve mi primera copa, a los 8 años. A los 12 ya me escondía para hacer cosas que no debía hacer", recuerda Gunn.

La joven afirma que bebía como una forma de pasar el tiempo, pero pronto los tragos se volvieron un hábito. El problema se disparó cuando empezó a vivir en un albergue, hasta que un incidente la llevó a darse cuenta de la magnitud del daño que se provocaba. "Fue en noviembre de 2015, cuando tomé 57 antidepresivos junto con un litro de vodka y un litro de licor. Casi muero", relata Grace.

Grace Gunn es una de las chicas que se rehabilita en ''la casa de Amy''
Grace Gunn es una de las chicas que se rehabilita en ''la casa de Amy''

La joven despertó aterrorizada, "arrojando espuma por la boca". "Bebía tanto alcohol que mi hija de 12 años tenía que preparar la comida", confiesa. Y, además, añade: "Me estaban desintoxicando en el área de resucitación del hospital y me dijeron: 'Ahora es un cuestión de esperar a ver si sus órganos fallan o no'", recordó. En ese momento Grace decidió que debía tomar medidas para superar su adicción.

Una oportunidad

Sin embargo, salir del círculo vicioso no es fácil. Mucho menos en las condiciones de Gunn. "Cuando tu habitación queda al lado de la de alguien que vende drogas, nunca puedes estar bien del todo", advierte. Grace estaba, en sus propias palabras, intentando recuperarse en medio de un mundo intoxicado.

Historias como estas motivaron a la madrastra de Amy Winehouse, Jane Winehouse, a montar una casa diseñada para ayudar a mujeres jóvenes a mantenerse sobrias mientras dan sus primeros pasos para liberarse de las drogas y el alcohol.

"Conocí a gente en tratamiento que estaba aterrorizada", relata Jane, quien agregó: "Para muchos de ellos, todo lo que podían pensar era: 'Si tengo que volver a donde estaba antes, no voy a tener ninguna oportunidad'".

Por eso, Amy's Place es la única casa de recuperación en Reino Unido creada específicamente para ayudar a mujeres menores de 30 años. Winehouse murió en julio de 2011 a los 27 años, en el mejor momento de su carrera, por una intoxicación con alcohol. Previamente -y durante mucho tiempo- había luchado contra su adicción a las drogas y había pasado un tiempo en rehabilitación.

La casa

En la casa, cada uno de los 16 ocupantes tiene su propio apartamento, donde puede permanecer hasta dos años. El centro tiene una estricta política de cero drogas y alcohol, además de prohibir visitantes por la noche. Las mujeres deben aceptar ser sometidas a pruebas de drogas al azar.

Judith Heryka, de 26 años, es otra persona que se queda en Amy's Place para mantenerse lejos de las drogas. Su principal motivación son sus hijos, de cinco y siete años.El detonante de su decisión de buscar ayuda sucedió cuando le dijeron que sus hijos corrían el riesgo de ser puestos en adopción por culpa de sus adicciones. Heryka afirma que era situación extrema le salvó la vida.

Judith Heryka casi pierde a sus hijos por sus adicciones
Judith Heryka casi pierde a sus hijos por sus adicciones

Como parte del programa de rehabilitación de Amy's Place, las mujeres deben participar en actividades fuera de la casa que pueden ayudarlas a mantenerse sobrias y prepararse para vivir por sí mismas. Pueden volver a los estudios, hacer trabajo voluntario o encontrar alguna afición.

Los resultados

La directora de la casa, Hannah Crystal, le dijo a la BBC que está "muy emocionada" al ver que las mujeres progresan. "Creo que las chicas llegarán a un punto en el que estén listas para seguir adelante", añade.

Jane Winehouse, madrastra de Amy, tuvo la idea de abrir una casa para apoyar a mujeres jóvenes en rehabilitación
Jane Winehouse, madrastra de Amy, tuvo la idea de abrir una casa para apoyar a mujeres jóvenes en rehabilitación

Algunas de las mujeres de la casa han recaído y Grace Gunn admitió que recientemente estuvo cerca de volver a beber. Pero no lo hizo y asegura que en buena medida fue gracias a Amy's Place. "Antes, el futuro se veía muy negro, sin nada que esperar. Ahora me doy cuenta de que tengo una vida muy larga por delante", afirma la joven.

Para Jane Winehouse, dar a las mujeres las herramientas para cambiar sus vidas "es lo más maravilloso". Y es algo especial porque, como ella dice, la casa está "dedicada a la memoria de Amy".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.