Es “grave” la falta de sangre en los bancos