"Es riesgoso ser independiente"

El productor de TV, cuyo personaje encarna Al Pacino, habló con La Nacion sobre las presiones de las corporaciones
Juana Libedinsky
(0)
17 de febrero de 2000  

NUEVA YORK.- -Perdón por haberla hecho esperar, tenía a la CIA en la otra línea por un tema de seguridad urgente.

-Claro, entiendo. Le decía que soy una periodista de La Nacion de Buenos Aires...

-¿Lo conoce a Al Kassar?

-Ehhh, no personalmente, por las notic...

-¿Entonces no lo conoce a Al Kassar? ¿De qué me quería hablar?

* * *

Conseguir cinco minutos de la atención de Lowell Bergman -el productor televisivo que enfrenta desde terroristas árabes hasta dueños de multinacionales tabacaleras en la piel de Al Pacino en el film "El informante", que se estrena hoy en Buenos Aires- es prácticamente una misión imposible, aseguran todos los que lo conocen.

Salvo, claro, que se trate de un dato o una pista que lo pueda llevar a desarrollar una de sus famosas investigaciones, por las que lleva ganada la mayor parte de los premios de la televisión norteamericana.

Bergman, de 54 años, no le teme a la controversia. Puso en pantalla el escándalo bancario que afectó a Irak en 1992, la conexión de la CIA con el tráfico de cocaína y el abuso de prisioneros en una de las cárceles más duras de los Estados Unidos. Por eso tiene en su haber tres premios Emmy, un Peabody y la reputación de ser uno de los escasos periodistas que consigue las primicias que sacuden a la sociedad norteamericana.

Pero pocas notas lo tocaron de manera tan personal como la investigación sobre el aumento en la dosis de nicotina de la tabacalera Brown & Williamson.

La producción era para "60 minutos", el prestigiosísimo programa de la cadena CBS, donde trabajó durante 14 años y al que renunció tiempo después de que, en una reacción sin precedente, los ejecutivos se negaron a pasar la edición completa de su investigación, temiendo una avalancha de juicios.

Cowboy de la contracultura

"Para mí las únicas preguntas que valen para un periodista son: ¿es la historia verdadera? ¿Es suficientemente importante para el interés público? Y creo que hoy me puedo dar las mismas respuestas que entonces. Sí. Es verdad. Es importante para el público, para su salud, para su información", reflexionó en una entrevista con La Nacion.

Nacido en Nueva York, Bergman -conocido como "el viejo cowboy de la contracultura"- estudió en la Universidad de California, en la sede de San Diego, con el filósofo político de izquierda Herbert Marcuse, y vivió en una comuna. Su mujer, Sharon Tiller, también es productora, y entre ambos suman cinco hijos, en una típica familia ensamblada norteamericana.

Sus comienzos fueron como colaborador en la prensa subterránea y en 1983 se sumó a la producción de "60 minutos". Actualmente enseña en la Universidad de Berkeley y realiza una serie de documentales para el canal PBS sobre temas de interés público.

-¿Se puede ser un periodista independiente en un mundo dominado por las grandes corporaciones?

-Yo creo que sí, pero es difícil y a veces incluso riesgoso. Tome la lista de las 500 empresas más importantes. Nunca aparecen en público, salvo con notas en su favor. Se puede denunciar a un mafioso, a un agente del FBI corrupto, pero nunca al vicepresidente de una corporación. Y yo creo que es importantísimo, que la gente no toma conciencia de la forma en que estas multinacionales afectan en forma cotidiana su vida.

-Entonces, ¿a quién se desenmascara?

-Lo que se ve son miles de historias donde una cámara oculta muestra cómo un pobre vendedor de autos usados retrocede el cuentakilómetros y la gente se indigna y dice qué bien, cómo investiga la televisión. Las notas sobre sexo, violencia y muerte que tanto se difunden finalmente no son tan importantes. En cambio, tan fundamental como denunciar a quienes fueron encarcelados injustamente o a los políticos corruptos es demostrar cómo los poderosos hoy no le rinden cuentas a nadie.

-¿Hasta dónde hay que inmiscuirse en la intimidad de una persona durante una investigación?

-La pregunta es: ¿qué es noticia y qué no?, y eso también depende del país y de las culturas. Supongo que en la Argentina tienen revistas como nuestro National Inquirer, que indagan en la vida privada de las personas. Para mí, un 99% de eso no es noticia. Por eso no me meto con el sexo o con accidentes de tránsito, lo cual dejaría afuera Chappaquiddick (el accidente donde perdió la vida una secretaria de uno de los Kennedy) o la princesa Diana. Clinton, sin lugar a dudas, fue noticia en cuanto tuvo un affaire y mintió sobre ello, pero más allá de eso no.

-¿Qué es una buena historia?

-Una que expone contradicciones entre lo que la gente cree o asume y lo que pasa en la realidad.

-¿Cuál considera que fue su nota más importante y en qué está trabajando ahora?

-Las notas son importantes cuando ayudan a cambiar las cosas. Y creo que las que hice hace 30 años, cuando era un joven reportero free lance, trabajando en el borde con México, algo hicieron en cuanto a la corrupción policial, y me enseñaron lo difícil que es tomar riesgos cuando no hay un medio que respalde. Ahora estoy trabajando en un documental de cuatro horas sobre el tráfico de drogas y lavado de dinero hacia América latina. Pero prefiero no decir mucho más.

-¿Vio la película de Michael Mann?

-Sí, creo que muestra bien el abuso al que estaba sometido el informante que me dio la historia, cómo fue perseguido y su intimidad violada.

-Una última. Hoy se mira al espejo. ¿Se ve parecido a Al Pacino?

-Ni loco (risas). El es más viejo, más bajo... y bastante más italiano que yo.

Quién es Bergman

  • Origen: Lowell Bergman nació en Nueva York hace 54 años.
  • Estudios: fue a la Universidad de Wisconsin y realizó un posgrado en la Universidad de California, en San Diego, con la dirección de Herbert Marcuse.
  • Periodismo: a partir de 1972 fue nombrado editor asociado de la revista Rolling Stone y fue uno de los fundadores del Centro de Periodismo de Investigación de San Francisco.
  • Pantalla chica: sus comienzos en la TV se remontan a 1978, cuando trabajó en el noticiero de la cadena ABC. En 1983 se unió a "60 minutos", de la CBS. Ganó tres premios Emmy y un Peabody.
  • Vida privada: está casado con Sharon Tiller, que también es productora periodística. Entre ambos tienen cinco hijos.
  • Actividad: actualmente produce documentales para Front Line, la serie del canal PBS sobre temas de interés público.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.