Sigue la controversia por el transporte público. Escasa adhesión a la marcha convocada por los taxistas