Escasos controles en la zona cordillerana