Escuchas comprometen a los detenidos en el Olivos

El grupo que operaba en un country había recibido este mes la colaboración de químicos colombianos
Gabriel Di Nicola
(0)
28 de enero de 2018  

"Tiene un método que hace que las cosas no larguen olor". Estaban exultantes ante las buenas noticias. Así hablaban por teléfono dos de los seis sospechosos detenidos en las últimas horas acusados de integrar una banda narco que operaba desde el tradicional Olivos Golf Club. Se referían a una técnica que les permitía estirar 20% cada kilo de clorhidrato de cocaína con el mismo efecto alcaloide como si se tratara de una sustancia de máxima pureza.

La conversación, según informaron a LA NACION calificadas fuentes judiciales, ocurrió el 16 de este mes. Faltaban diez días para los operativos hechos por la Gendarmería Nacional que culminaron con los seis sospechosos detenidos, el secuestro de 25 paquetes de cocaína, armas, $67.000, US$7722, 160 pesos bolivianos y precursores químicos.

"No sabés el que trajo para trabajar. Una prolijidad. El coso parecía un laboratorio. Una cosa impresionante donde puso ahí el banco de prueba. Impresionante. Después cuando terminó limpió todo, una cosa de locos. Sabes cómo estoy tomando nota...", le decía uno de sus sospechosos a su cómplice.

El que hablaba es un técnico en Comercio Internacional y agente de transporte aduanero que había alquilado dos casas en el exclusivo Olivos Golf Club, las dos propiedades fueron allanadas anteayer por orden del juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena.

Los interlocutores se referían al trabajado que hacían dos ciudadanos colombianos en el "laboratorio" para estirar la cocaína que habían instalado en una propiedad de Emilio Castro al 4800, en Villa Luro.

Los dos ciudadanos colombianos, según información aportada por la Dirección Nacional de Migraciones a la Justicia, llegaron el 12 de este mes en un vuelo de Aerolíneas Argentinas que aterrizó en el aeroparque metropolitano Jorge Newbery a las 17.50. Habían volado desde Bolivia.

Los sospechosos no sabían que detectives de la Gendarmería Nacional estaban tras sus pasos. Tampoco suponían que tenían intervenidas las líneas telefónicas. Pero desde hace unos meses eran investigados por el fiscal federal de Lomas de Zamora Sergio Mola y la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), a cargo del fiscal Diego Iglesias.

Los investigadores tuvieron un aporte sustancial de la agencia antidrogas de los Estados Unidos (DEA, por su nombre en inglés). Después se sumó la colaboración de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

Los investigadores no tuvieron dudas de que los sospechosos habían instalado un laboratorio en la propiedad de Villa Luro cuando revisaron la basura que arrojaron en un contenedor. Los gendarmes agarraron dos bolsas de residuos cuyo contenido fue analizado por la Dirección de Criminalística y Estudios Forenses de la Gendarmería.

"En la primera bolsa se hallaron doce guantes de látex blancos, trece bolsas de nylon transparentes, dos trozos de papel blanco y un envoltorio de goma, todo ello con restos de sustancia polvorienta de color blanco al igual que la bolsa. En consecuencia, se realizó el test orientativo con los restos de las sustancias encontradas en dicha bolsa dando resultado positivo para clorhidrato de cocaína", según consta en el expediente judicial.

Ayer los seis sospechosos se negaron a prestar declaración indagatoria en la audiencia donde estuvieron el juez Villena y representantes del Ministerio Público Fiscal.

Según sostuvo el fiscal Mola en el dictamen donde pidió las detenciones de los sospechosos, los dos ciudadanos colombianos "tendrían un acabado conocimiento sobre el proceso de estiramiento y/o producción del material estupefaciente que le estarían enseñando al técnico en Comercio Internacional".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.