Espacio para el diseño en Bellas Artes

El museo incluye moda en su nueva sede
Silvana Moreno
(0)
15 de mayo de 2003  

Una pintura de Justo Solsona y un maniquí con ropa de María Pryor; un cuadro de Ana Eckell y un equipo de Benito Fernández de falda naranja y top strapless de bouclé Chanel y tules; una foto digitalizada de Hernán Marina y un tapado marrón hasta el piso de lana con hilos de capullo de seda de Marcelo Senra, sobre un vestido de gasa... ¿Arte o moda? Las dos cosas. El miércoles último, multitud en la inauguración del Museo Nacional de Bellas Artes, pero de Monserrat, y con fuerte presencia de diseño de indumentaria. Tanta, que nueve maniquíes mostraron el trabajo de diseñadores argentinos, y el plato fuerte de la inauguración fue un desfile organizado por Héctor Vidal Rivas: Pryor, Verónica De la Canal y, más ignotos, Celeste A y Francisco Ayala, pasearon sus trabajos en la casa de principios del siglo pasado, construida por Alejandro Christophersen, en Alsina 1169.

"Está gestándose una valoración, con la que yo coincido, de que los grandes diseñadores de moda son artistas -explica Jorge Glusberg, director del MNBA-. Esta idea fue llevada a su máxima expresión por el crítico de arte Germano Celant, que fue el director de la Bienal de Venecia. Hizo una muestra en 25 museos de Florencia invitando a importantísimos diseñadores de moda a realizar instalaciones con sus diseños. Por ejemplo, invitó a Valentino a que realizara una gran instalación donde está el David de Miguel Angel, en la Academia de Bellas Artes."

En Buenos Aires, el MNBA Monserrat es el punto más interesante del Proyecto Monserrat Arte & Moda: se trata de relanzar el barrio (área de venta textil mayorista, sobre todo en la calle Alsina, entre San José y 9 de Julio) y asociarlo con el diseño. Lo pensó la Asociación de Vecinos de Monserrat Arte & Moda y se hicieron eco organismos oficiales nacionales (subsecretarías de Cultura y de Patrimonio) y de la Ciudad (Secretaría de Desarrollo Económico y Centro Metropolitano de Diseño).

Antecedentes locales

Así como una muestra de Yves Saint Laurent pasó por el Louvre y otras de Armani y el guardarropa de Jackie Kennedy por el Guggenheim neoyorquino, algunas exhibiciones aisladas de moda se instalaron en museos argentinos: más allá del Museo de la Historia del Traje, en el Centro Cultural Recoleta pudo verse una retrospectiva de Fridl Loos; en el Larreta, la colección de trajes típicos españoles que Francisco Franco le regaló a Eva Perón; y hasta hace unos días, en Fundación Proa esperaba -junto con fotos de moda alemanas- ropa de Varanasi, Veroivaldi, Laura Valenzuela y otros.

"Aunque la moda y el arte siempre estuvieron muy separados, al mismo tiempo fueron nutriéndose entre sí. En la historia del arte, muchos artistas usaron trajes en sus obras. Louise Bourgeois, Joseph Beuys, Anne Hamilton... Y Alicia Clark, con toda una investigación de las relaciones a través del traje", explica Mónica van Asperen, responsable de una carrera que sintetiza arte y moda: empezó como diseñadora de indumentaria y hoy es una artista reconocida por su trabajo asociado al cuerpo y la fotografía.

En el primer piso del MNBA, en tanto, junto con la muestra Pintores Argentinos del Tercer Milenio, están los maniquíes vestidos por Senra, Fernández, Pryor, Verónica de la Canal, Chiche Farrace, Calandra-Hock, Francisco Ayala y Guillermina Valle.

Y hay más planes: "Desde hace un año, estamos trabajando con la Generalitat Valenciana para mostrar, en junio, 60 trajes diseñados por Manu Fernández, que realizará los vestidos en blanco y serán pintados por 20 artistas españoles, como Antonio Valdez, Pablo Genovés y Antonio Saura", sigue Glusberg, y promete exposiciones individuales de diseñadores argentinos de moda, "sobre todo de los jóvenes. La ideología propuesta para el MNBA Monserrat es exportar artistas y diseño joven".

En suma, más que una nueva atracción a la hora de ir a comprar telas. Pero sólo de lunes a sábados, de 15 a 19.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.