Especialistas argentinos y chilenos realizaron inspecciones conjuntas en una base británica en Antártida