Opinión. Están en riesgo 100.000 argentinos