Europa quiere un mercado único digital

Sus ciudadanos podrán comprar por Internet bienes de cualquier país del bloque
Sus ciudadanos podrán comprar por Internet bienes de cualquier país del bloque
Ariel Torres
(0)
26 de marzo de 2015  

Una de las promesas fundacionales de Internet fue suavizar las fronteras con las que la cultura y el comercio habían lidiado durante buena parte de la historia de la civilización. Ocurrió lo contrario. Como sabe cualquier usuario local de Netflix, la programación en la Argentina es más limitada y tiene menos estrenos en comparación con la que ve un estadounidense. Comprar bienes en sitios del exterior sufre también fuertes restricciones aquí.

El escenario, con matices, se repite en todo el planeta, e incluye, en los países más autoritarios, regulaciones que contemplan la información que los ciudadanos pueden ver y compartir en línea.

Por eso, ahora, la Unión Europea se está planteando seriamente ampliar su mercado común también al espacio virtual. Durante su reunión semanal, la Comisión Europea -cuerpo ejecutivo de la Unión- dio a conocer ayer en Bruselas una estrategia de mercado digital único para terminar con las limitaciones en la compra de bienes y contratación de servicios online entre países del bloque.

"Las tecnologías digitales son parte de la vida de todos los días. Desde estudiar hasta mirar películas, comprar o vender en línea, conectarse con amigos o con el médico, Internet es una mina de oro de oportunidades digitales. Pero las personas y las empresas chocan a diario con barreras, desde el bloqueo geográfico [de contenidos] hasta las ineficiencias en el envío transfronterizo de bienes y los servicios electrónicos desconectados. Los servicios digitales quedan confinados con mucha frecuencia a las fronteras nacionales", arranca diciendo el comunicado de la Comisión en un retrato certero, pero de todos conocido, de la economía de Internet.

La exhortación con que continúa el comunicado es menos ingenua: "Eliminemos todas esas vallas que nos bloquean en línea. La gente debe ser capaz de moverse entre los países online tanto como lo hace offline", dijo ayer, contundente, Andrus Ansip, vicepresidente del mercado único digital. Aunque en el contexto no hacía falta aclararlo, se refería, claro, a las naciones del bloque. Pero tal vez la movida europea siente un precedente para un cambio de paradigma que ha estado latente desde el nacimiento de la red de redes.

En lo inmediato, la simplificación de la economía online europea tiene también la meta de reanimar la economía real del bloque, castigada por una crisis que no termina de resolverse. Una de esas medidas sería fijar precios únicos para los fletes, de modo que no termine ocurriendo -dijo la Comisión- que el costo del traslado de un producto sea mayor que el producto mismo. Algo semejante se hará, prometen, con el impuesto al valor agregado.

En conjunto, las medidas apuntan a mejorar las condiciones en que operan las pymes y nuevos emprendimientos, aunque también les simplificarán el escenario a Google, Apple y Amazon, entre otros.

El comisionado para la Sociedad y Economía Digitales, Günther H. Oettinger, dijo ayer: "Europa no puede estar a la cabeza de la revolución digital con un mosaico de 28 diferentes reglas para los servicios de telecomunicaciones, el copyright, la seguridad informática y la protección de datos". Es una queja común entre los colosos de Internet.

Incluso las frecuencias de telefonía celular se encontrarán con un nuevo reglamento, debido -observa el comunicado- a las frecuentes demoras en la instalación de redes 4G que ha experimentado Europa.

La estrategia completa del mercado único digital de la Comisión Europea será publicada en mayo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.