Extraen una bala a un remisero herido

Su herida es atribuida a Horacio Conzi
(0)
13 de mayo de 2003  

El remisero que conducía el auto en el que fue ultimado a balazos el joven Marcos Schenone, hecho por el cual cumple prisión preventiva como presunto autor material el empresario gastronómico Horacio Conzi, será sometido a una intervención quirúrgica en la que se le extraerá uno de los dos proyectiles que quedaron dentro de su cuerpo cuando resultó herido en el ataque ocurrido el 16 de enero último en Beccar, partido de San Isidro.

La operación se realizará mañana en una clínica del barrio porteño de Belgrano, y el resultado de la intervención excede, en realidad, la mera cuestión de salud del remisero Rodolfo Fernández. Ocurre que el plomo por extraer será sometido a peritajes para establecer si fue disparado con la pistola Pietro Beretta secuestrada en la casa de Conzi horas después del crimen, arma que, según consta en la causa, fue usada para matar a Schenone y para herir al chofer y a dos amigas de la víctima, Paula Alonso y Gisela Carabetta.

Ayer, el abogado Fernando Burlando, defensor de Conzi, dijo en los tribunales de San Isidro que tras la cirugía quedará demostrado que su cliente, preso desde marzo último, no participó en el homicidio de Schenone, ya que se probará que el plomo que lleva adentro Fernández no salió de la pistola del dueño del restaurante Dallas, de Martínez.

En cambio, fuentes judiciales confiaron a LA NACION que para los fiscales Mario Kohan y Hernán Collantes, a cargo del expediente, la comprometida situación procesal de Conzi no variará en absoluto.

"Hay muchos indicios contra él; además, si el plomo no se corresponde con los otros hallados en la escena del crimen, cobraría más fuerza la hipótesis de que hubo un segundo tirador, además de Conzi", precisaron los informantes.

Las fuentes explicaron que Fernández, que se constituyó como particular damnificado, pidió autorización para la operación, ya que el plomo que impactó en una de sus nalgas está a flor de piel y le causa dolorosas molestias.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.