Extraño asesinato de un periodista

Estaba retirado y denunció inseguridad
(0)
22 de mayo de 2003  

CORDOBA.- La población de Anisacate y la comunidad periodística cordobesa fueron conmovidas por la noticia del asesinato del periodista Gonzalo Becerra, de 68 años, quien estaba retirado de su profesión desde hace tres años.

Vivía solo en un pequeño chalet de la localidad, situada en el pie de sierras del Valle de Calamuchita, a medio centenar de kilómetros de esta capital. Al ser encontrado, el cuerpo presentaba un fuerte golpe en la cabeza y una puñalada en la espalda.

Enterados del suceso, los vecinos protagonizaron una protesta que incluyó el corte de la ruta provincial 5. Reclamaron por el esclarecimiento del crimen y también por la ola de delitos que asuela la zona.

Hicieron notar que el recrudecimiento de la inseguridad se manifiesta con este hecho, pues hace una década que no se registraba un homicidio en Anisacate.

Frente a esa reacción de la gente, la policía deslizó que maneja la hipótesis de un robo, pero que no descarta la posibilidad de otro móvil, acerca del cual no se hicieron precisiones oficialmente, aunque hablan de la posibilidad de un crimen pasional.

El cuerpo de la víctima estaba sobre la cama. Aparentemente, después de ser atacado en la puerta, del lado interior, pudo llegar hasta el dormitorio. La última actividad que se conoce de Becerra fue que concurrió a comercios a comprar pan y carne. La mercadería fue hallada en la casa. Allí no faltaba nada. El o los asesinos tampoco se llevaron el automóvil Fiat Vivace propiedad del extinto.

Unos meses atrás Becerra había sido víctima de otro asalto, cuando se encontraba en compañía de un amigo. Los delincuentes que entonces actuaron se llevaron un automóvil.

Entonces, el periodista sanjuanino, querido por toda la comunidad, salió a los medios a denunciar la inseguridad que se vivía en la zona, lo que motivó el desplazamiento de las autoridades policiales del lugar.

Gonzalo Becerra se había acogido a la jubilación. De carácter afable y jovial, era muy estimado por sus colegas. Se había desempeñado en los últimos 30 años en el matutino La Voz del Interior, donde estaba a cargo del archivo. Estaba separado de su esposa aunque, se dijo, mantenía una buena relación con ella y sus dos hijos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.