Falta de pagos a los hogares bonaerenses

Gustavo García
(0)
24 de septiembre de 2012  

La precarización de las políticas provinciales en los temas de niñez ha llevado a que hoy, habiéndose cerrado muchos de los hogares convivenciales donde antes se aplicaban las medidas de abrigo, no hay donde aplicarlas en casos que lo reclaman, por tratarse de niños abusados sexualmente o brutalmente golpeados, o sobrevivientes de intentos de homicidio. Podemos narrar casos en los que, por no haber vacantes en los hogares que lograron sobrevivir al "no pago de los convenios", niños necesitados de protección especial no la han tenido, lo que se traduce en un incumplimiento de la responsabilidad asumida en la Constitución Nacional y la Convención Internacional de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes.

Una triste demostración de esta situación se dio con un grupo de hermanos cuando se tuvo que aplicar la medida de abrigo por abuso sexual en reiteradas oportunidades por parte de uno de ellos.

Aun cuando la medida abarca al grupo de seis hermanos, entre ellos, el abusador, como no hay donde llevarla a cabo, se aplica a sólo uno del grupo (por el cual se detecta la situación) y se devuelve a los demás, entre ellos, al abusador, a la casa de sus progenitores hasta que se produzcan vacantes. Luego de casi un mes, se aplica la medida al resto de los hermanos en cuatro hogares diferentes, pero, lamentablemente, en ese tiempo, otro de los hermanos fue víctima de abuso.

Hoy, al hablar de políticas de infancia vemos que muchos de los programas sufren desfinanciamiento y sabemos que esto va a seguir así, y no por falta de dinero sino por falta de decisión. Hablamos de Hogares Convivenciales, de Centros de Día, de Envión, de UDI, de CPA, de comedores escolares, de la Casa del Niño, etcétera. Hablamos de todos los programas de atención primaria, de los de prevención y de los de protección.

Hace ya muchos años que venimos pensando y proponiendo un mundo mejor para los chicos, pero esos chicos van creciendo y las mismas desigualdades que tenían en la niñez las tienen de grandes. Debemos demostrar que el mundo es mejor sin drogas, sin violencia, sin indiferencia. Debemos construir entre todos una sociedad justa e igualitaria.

"Basta de chicos invisibles", entre todos tenemos que hacerlo posible. "Cambiemos el mundo, amigo Principito… que no es locura ni utopía, sino justicia."

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.