Fascinación por el eclipse: una multitud disfrutó en el Planetario

Familias y amigos se dieron cita en el Planetario
Familias y amigos se dieron cita en el Planetario Crédito: Alejandro Guyot
Alejandro Horvat
(0)
20 de enero de 2019  • 21:33

Sentarse y esperar a que sucediera lo extraordinario. Esa podría haber sido la propuesta en el Planetario Galileo Galilei de Palermo. Sin embargo, hasta que la Luna se alineara con el Sol y se transformara en una especie de fruto prohibido que orbita la Tierra, se montó un show de blues y jazz que atrajo a centenares de personas. Una especie de previa del espectáculo cósmico que, en realidad, los convocaba.

"Vine a ver la Luna porque me encanta. Soy una fanática. Me encanta cómo ilumina la noche, y mi padre siempre me enseñaba sobre las constelaciones", dijo Judimar Vázquez, de 21 años, venezolana que vive en Buenos Aires. "Estamos con toda la familia: sobrinos, hijos, mi esposa. Vinimos desde Florencio Varela para ver el eclipse", contó Marcelo Pérez, de 55 años, rodeado de dos heladeritas llenas de alimentos, yerba y bebidas para pasar la noche.

La luna, en pleno eclipse
La luna, en pleno eclipse Fuente: LA NACION - Crédito: Enrique Villegas

Amigos, familias, parejas, curiosos. Todos asistieron para que el cielo los sorprendiera. La escena podía interpretarse como la de una pequeña comunidad que espera el apocalipsis con optimismo, guitarra y armónica, pero a las 22 ya todos querían ver lo que ocurriría, según las previsiones, tres horas después: el eclipse total de Luna y su posterior enrojecimiento, que le valió el nombre de " Superluna de sangre de lobo".

Una multitud espera en el Planetario el eclipse lunar
Una multitud espera en el Planetario el eclipse lunar Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

Divulgación

"Vamos a tener siete telescopios potentes a disposición de la gente manejados por técnicos del planetario. Además, vamos a disponer un parlante y se va a relatar el eclipse. Después del show en vivo, va a haber música al aire libre, como Pink Floyd, The Beatles", anticipó Mariano Ribas, jefe del área de divulgación científica del observatorio porteño, antes de que los vecinos empezaran a congregarse.

Poco después, en el Planetario los chicos corrían entusiasmados. Como suele pasar en este tipo de eventos, no faltaron los oportunistas. Se vendían vinchas y espadas con precios desde $50 hasta $200. De su interior asomaban luces que, como la Luna anoche, iban variando de color.

El fenómeno astronómico se genera porque el Sol, la Tierra y la Luna quedan perfectamente alineados y el cono de sombra de nuestro planeta oculta el satélite. Además, la atmósfera de la Tierra filtra la luz azul y verde de los rayos solares, pero deja pasar los rojos: por este motivo, la Luna cambiará de color.

En esta ocasión, al ocultamiento de la Luna se agregó otro condimento que lo hizo especial. El satélite se vio más grande porque estaba en el máximo acercamiento con la Tierra.

El eclipse estaba anunciado para comenzar técnicamente a las 0.34. En ese momento, la Luna empezaría a disminuir su luminosidad, al ingresar en la penumbra, aunque es una etapa poco relevante para los espectadores. A la 1.41, el satélite entraría en la umbra, que es la parte central del cono de sombra terrestre, y configuraría lo que todos quieren ver: la etapa más espectacular del fenómeno, que duraría una hora y dos minutos, alcanzando su momento más intenso a las 2.12.

Y a las 2.43 el cuerpo celeste comenzaría a salir lentamente de la umbra y la luz solar volvería lentamente a bañar la Luna de su color habitual.

Ritual

El show astronómico fue visible no solo desde la Argentina, sino también desde toda América, el oeste de Europa y África. El ritual de congregarse a esperar lo extraordinario se repitió en distintos rincones del país y de los continentes.

A las 22, el Planetario abrió las puertas de la sala de espectáculos para escuchar el recital en vivo. Las entradas eran gratuitas y se repartían por orden de llegada. Mientras tanto, la Luna todavía se veía redonda y blanca. Igual a todas las otras noches de Luna llena en las que no queda atrapada en un cono de sombra y alineada con la Tierra.

"Se espera ver el eclipse con total claridad a la medianoche", anticiparon desde el altoparlante. La fascinación había comenzado.

Media hora después, las entradas se habían agotado y el apuro fue para hacer la fila de los telescopios, aunque la gran mayoría de los curiosos permanecían en el parque alrededor del Planetario. Por suerte para todos el cielo estaba despejado en Buenos Aires y la Luna era visible con solo levantar la mirada y dirigirla al cielo.

Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

La imagen de la luna previo al eclipse
La imagen de la luna previo al eclipse Fuente: LA NACION - Crédito: Enrique Villegas

Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

Crédito: Alejandro Guyot

Crédito: Alejandro Guyot

Crédito: Alejandro Guyot

Crédito: Alejandro Guyot

Crédito: Alejandro Guyot

Crédito: Alejandro Guyot

Crédito: Alejandro Guyot

Crédito: Alejandro Guyot

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.