Fenómeno Crismanich

Ignacio Gontan
(0)
15 de agosto de 2012  

El "fenómeno Crismanich", que comenzó el día que compitió Carola López, pasando por el explosivo triunfo de Sebastián, ha logrado que toda la Argentina sepa que existe el taekwondo olímpico; que doña Rosa opine de técnicas como si fuese una competidora experimentada, o haber logrado unir a todo un pueblo para gritar los puntos, sufrir cuando él sufría, y llorar de emoción y alegría cuando nuestra bandera se encontraba en lo más alto del estadio.

Sebastián Crismanich, el héroe del Taekwondo Olímpico argentino, ha marcado un antes y un después en este hermoso deporte de arte marcial. Hoy estamos viviendo un sueño muy esperado por toda la familia del Taekwondo WTF; hoy más que nunca está comprobado que con el corazón, el apoyo de la familia, del Enard, de la Secretaria de Deportes de la Nación, del Comité Olímpico Argentino y de la Confederación Argentina de Taekwondo, junto con toda la comisión directiva, se ha logrado cumplir con el sueño olímpico. Y muestra que si todos estamos juntos en pos de un objetivo en común, no hay techo.

Sebastián nos ha demostrado que con el corazón, inteligencia y esfuerzo podemos llegar a lo más alto. Y nutrido del amor y acompañamiento de su familia desde sus primeros pasos hasta la actualidad, ha llegado a lo más alto que un atleta puede llegar: ganar nada menos que la medalla dorada en un juego olímpico. El entrenador nacional Gabriel Taraburelli también puso lo suyo: no es fácil dejar a su familia por largos períodos, más aún cuando se tienen hijos chicos. Y eso se llama compromiso y pasión.

Para terminar, los invitamos a experimentar el taekwondo olímpico, ya que como alguien dijo, no se puede entender lo que no se siente; inscribite en cualquier gimnasio en el que se enseñe esta disciplina, no sólo para competir, también podés hacer taekwondo recreativo, sin golpes y formar parte de nuestra familia, sólo necesitás tener ganas y corazón. Te esperamos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.