Festejos con pirotecnia en una escuela casi causan una tragedia

Ocurrió en una fiesta de egresados con 400 asistentes; sólo hubo lesionados leves
(0)
17 de diciembre de 2009  

LA PLATA.– Anteayer, un accidente con fuegos artificiales en el patio de una escuela pública de la localidad bonaerense de Roberts, partido de Lincoln, pudo haber sido una tragedia, pero afortunadamente terminó sólo con algunas personas con distintas lesiones, ninguna de ellas de gravedad. En el momento en que se produjo el incidente se estaba desarrollando la tradicional fiesta de egresados.

Como, en forma accidental, los fuegos artificiales se encendieron en dirección hacia donde estaban los cerca de 400 asistentes, se vivieron algunas escenas de pánico y corridas. Esto provocó que varias personas, entre mayores y menores, resultaran golpeadas, y muchos chicos sufrieron dificultades pasajeras para oír, debido al fuerte zumbido producido por las explosiones.

La localidad de Roberts, de alrededor de 4000 habitantes, está situada a más de 400 kilómetros de La Plata y hacia el noroeste de la provincia de Buenos Aires.

La conmemoración se llevaba a cabo en la escuela Juan Bautista Alberdi, que hacía dos meses había cumplido cien años. Por ese motivo, las autoridades habían recibido la donación de fuegos artificiales que no pudieron encenderse en esa fecha.

Entonces los directivos de la institución decidieron que la fiesta de egresados sería el momento de utilizarlos. Pero lo que era un festejo casi termina en tragedia.

A la fiesta de fin de curso fueron invitados los bomberos voluntarios locales, quienes encendieron las mechas de los fuegos artificiales. Según explicaron a medios locales, hubo una falla en uno de los cohetes y se disparó contra otros que apuntaban hacia los espectadores.

Peligro latente

La utilización de fuegos artificiales es una tradición que se repite cada fin de año, como también los accidentes por la mala utilización de los explosivos o por manipular pirotecnia ilegal.

Aunque el año pasado durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo hubo un descenso en la cantidad de lesionados por pirotecnia, los especialistas en quemaduras pidieron no descuidarse. El dato más preocupante, según afirman, es que dentro del total de heridos, cerca del 50% son chicos menores de 15 años, según informaron a la agencia Télam.

"Las quemaduras en manos de niños de entre 1 y 5 años revelan una falta de control por parte de los adultos", afirmó Fernando Menvielle, especialista y miembro titular de la Asociación Argentina de Cirugía de la Mano y Reconstructiva del Miembro Superior (AACM).

Se calcula que un niño tiene una posibilidad 10 veces mayor de lesionarse con un fuego artificial si no es supervisado, indica un informe difundido por la AACM.

El estudio precisa que esas heridas se dan con mayor frecuencia en las manos y los dedos (30%), los ojos (28%) y en la cabeza y la cara (15%). "Alrededor del 60% de las lesiones son quemaduras, mientras que contusiones y laceraciones son las segundas en frecuencia", explica Menvielle, también especialista de la Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología.

"Las heridas son de tal gravedad que incluso pueden lesionar los huesos o producir la pérdida de manos o de uno o varios dedos", advirtió el médico.

Los especialistas insisten a los adultos en que no se permita que los niños manipulen pirotecnia, que utilicen pirotecnia autorizada y asegurarse de que otras personas se encuentren alejadas antes de encender la mecha.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.